Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Motivos por los que el alquiler de pisos sigue siendo rentable



Muchos propietarios, a día de hoy, se preguntan si el alquiler de una vivienda es rentable. Los posibles problemas con el inquilino o los impagos les hacen plantearse si es beneficioso decantarse por esta opción. Pues bien, por diferentes motivos, optar por arrendar un inmueble es totalmente rentable, ya que lleva parejos numerosos beneficios. ¿Los conoces? ¡Te los explicamos!

Si se toman las medidas preventivas oportunas, optar por arrendar un inmueble es una inversión muy segura y rentable. La demanda en los últimos años ha crecido exponencialmente y cada vez son más las personas que se decantan por el alquiler como primera opción habitacional. Por ello, encontrar a un inquilino idóneo no te será complicado.

 

 

Para conseguir al mejor inquilino existen diferentes herramientas que permitirán no arriesgarte a sufrir problemas en tu inmueble. Una vez que los diferentes candidatos se interesan es necesario consultar si existen casos de morosidad previos y conocer el perfil de riesgo, con el que cerciorarse si el próximo arrendatario va a ser capaz de hacer frente al pago de las rentas de alquiler.

 

Ahorro de tiempo y dinero

Parece que no, pero tener una vivienda cerrada acarrea una serie de gastos fijos. Los suministros, la tasa de basuras o los impuestos son alguno de los conceptos que hay que asumir se tenga o no la vivienda alquilada.

Ante esta situación, el alquiler es una opción idónea para no estar pagando unos gastos fijos que puede alargarse durante varios años. Si se arrienda la vivienda no solo permite ahorrar buena parte de estos gastos, sino que además da la posibilidad de obtener un beneficio económico.

 

Se mantiene el patrimonio

Existen dos opciones para obtener rentabilidad de una vivienda: venderla o alquilarla. A diferencia de la primera, si se arrenda la vivienda no se pierde patrimonio. Cuando la vivienda está vacía, continúa formando parte de los bienes del propietario.

Si se opta por una transacción de compraventa, una vez que se cierra y se obtiene el dinero, desde el día siguiente a la firma del contrato este comienza a perder valor.

 

¿Cómo evolucionarán los alquileres?

Mientras que la compraventa de viviendas se ha resentido, durante 2019 el alquiler de viviendas ha continuado al alza. Una tendencia que según todas las previsiones no cambiará durante 2020. A día de hoy, alrededor del 20% de los hogares españoles vive de alquiler, los cuales destinan entre el 30-40% de sus ingresos mensuales al pago de la renta.

Así, teniendo en cuenta la alta demanda de pisos en alquiler, si tienes una vivienda vacía, arrendarla es una opción extraordinaria a valorar. Entre todos los candidatos, para seleccionar al adecuado, no te olvides de solicitarle el Certificado de Solvencia FIM para comprobar su ratio de endeudamiento y si tiene antecedentes de morosidad.





¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas
que FIM ha diseñado para todos
los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim