Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Qué hacer, y que no, ante un inquilino moroso en tu vivienda



La morosidad continúa siendo uno de los principales problemas a los que se enfrenta el mercado inmobiliario del alquiler. La preocupación entre los propietarios va en aumento y, en la actualidad, tres de cada cuatro propietarios se muestran preocupados a sufrir un impago en su vivienda de alquiler.

Los cambios legislativos y las medidas proteccionistas hacia los inquilinos han elevado el temor de los arrendadores. Además, muchos de ellos, no saben cómo tienen que actuar si se encuentran con un mal arrendatario en su inmueble. Te contamos lo qué si puedes hacer, y lo que nunca tienes que llevar a cabo, si sufres un caso de morosidad en tu vivienda de alquiler. ¡Muy atentos!

 

 

Lo que NO puedes hacer

Muchas veces ante el nerviosismo de detectar que la persona que está en una vivienda es un inquilino moroso, son muchas las opciones que pueden pasar por la cabeza del propietario. En algunas ocasiones se piensa que haciendo ‘la vida imposible’ al arrendatario se logrará recuperar rápidamente la vivienda, pero…. ¡atento! Nunca optes por las acciones que te vamos a describir, ya que existen altasposibilidades que acaben afectándote negativamente a ti. 

Cambiar la cerradura

Uno de los primeros pensamientos suele ser el de cambiar la cerradura. Seguro que muchos propietarios han pensado que es buena opción esperar a que el inquilino salga de casa, entrar y cambiar la cerradura. Si crees que es la mejor solución, no te precipites, es ilegal.

El propietario solo puede acceder a una vivienda de alquiler, si el arrendatario le da permiso. Para cambiar la cerradura, debes acceder al domicilio y, por ende, estarás saltándote lo especificado en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Amenazas

También, en situaciones de nerviosismo, las posibilidades de que podamos ‘perder los papeles’ aumentan. Se trata de una línea roja que nunca debes cruzar. Se trata de una actitud reprobable y, además condenable desde el punto de vista legal. Piensa que el inquilino puede grabarte y, con estas pruebas, interponer una denuncia de las amenazas o de la agresión.

Desatender la vivienda

Ante la falta de pago, son muchos los propietarios que deciden despreocuparse de la situación de su inmueble. Este hecho puede acarrear dos consecuencias negativas para ti. 1- El inquilino moroso puede alegar que ha dejado de hacer frente a los pagos ante la negativa del propietario a mantener en la vivienda en bunas condiciones. 2- Si no te preocupas por el estado de tu inmueble perderá valor y, cuando logres desalojar el inmueble, tendrás que invertir dinero en volver a poner la casa a punto.

Cortar los suministros

Por último, otra de las acciones que nunca podrás hacerle a un inquilino moroso es cortarle los suministros (luz, agua, gas). Ante la ley es algo muy similar a lo que ocurre con el cambio de cerradura ya que estás impidiendo al inquilino disfrutar de la vivienda. Si lo haces, el arrendatario podría denunciarte, e incluso estarías obligado a abonarle una indemnización.

Recuerda siempre que, en el momento de la firma del contrato de alquiler, se cambie la titularidad de los suministros. Así, ante la falta de pago, el único responsable será el arrendatario que está rediciendo en el inmueble.

 

Lo que SÍ puedes hacer

Una vez que conoces todo lo que no puedes hacer, tienes que tener claro qué pasos debes de seguir:

Reclámale la deuda

En primer lugar, es necesario que realices una comunicación fehaciente, en tiempo y forma, al inquilino moroso reclamándole la deuda que tiene contraída contigo. Así quedará reflejado por escrito la falta de pago por parte del arrendatario.

Inscríbele

Una vez que le has reclamado la deuda y el inquilino no tiene la intención de hacer frente algo pago, es el momento de inscribirlo en el fichero. Inscribir a un inquilino moroso en Fichero de Inquilinos Morosos aporta numerosas ventajas, tanto para el propietario perjudicado, como al resto de arrendadores.

Al primero, la inclusión en el registro de morosidad te facilitará iniciar todo el proceso de desalojo cuánto antes, lo que hará que recuperes la vivienda en el menor tiempo posible. En cuanto a los segundos, reportar la incidencia hará que puedan conocer los antecedentes del inquilino moroso y lo que evitará, en la medida de lo posible, que este vuelva a ocasionar perjuicios en otros alquileres.

 

Prevenir mejor que curar

Una vez que has desalojado al inquilino moroso, no debes perder la confianza en el alquiler. Simplemente tienes que saber cómo es la persona a la que le alquilas la vivienda, antes de firmar el contrato de alquiler.

A través de FIM puedes solicitar el Informe FIM Score. Con este documento tienes la posibilidad de obtener un perfil de riesgo del candidato. De esta forma, podrás cerciorarte si esa persona va a poder pagar puntualmente las rentas del alquiler. Además, a través de esta consulta también sabrás los antecedentes de morosidad del candidato.





¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas
que FIM ha diseñado para todos
los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim