Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Las incidencias de impago siguen al alza


05/08/2020

Durante los meses en los que estuvo activa la situación excepcional las comunicaciones por falta de pago registraron el mayor incremento de toda la serie histórica. Entre mediados de marzo y finales de junio, las incidencias por impago crecieron un 380%, tal y como publicamos.

 

 

Más de un mes después de que acabase el estado de alarma, las consecuencias de la crisis originada por el COVID-19 siguen marcando el día a día de muchos ciudadanos. Desde la tercera semana del mes de junio han continuado los problemas muchos arrendatarios para poder hacer frente al pago del alquiler.

En este último mes y medio, los datos de comunicaciones por falta de pago han continuado por encima de las alertas que se registraban en los meses previos a que la pandemia llegase a España y, con ello, se decretase el confinamiento de la población. En este periodo el 7% de los contratos monitorizados por FIM Control han registrado una incidencia de impago. Aunque la cifra es menor que la registrada en los peores momentos de la pandemia, donde las comunicaciones por falta de pago afectaron al 14% de los contratos, no hay que bajar la guardia.

 

Continúa la preocupación

La incertidumbre generada por la crisis del coronavirus está elevando la preocupación de los propietarios. Aunque una comunicación por falta de pago no es lo mismo que es un impago, si que puede significar el origen de un caso de morosidad en un inmueble de alquiler. Este hecho ha levantado el temor de los arrendadores, que buscan formas de evitar llegar a ese tipo de situaciones. Si te preguntas como conseguir no encontrarte con un inquilino moroso sigue estos 3 pasos:

 

1- Consulta FIM Score

En el momento en el que publiques el anuncio de alquiler de tu piso, serán muchas las personas interesadas. Las primeras impresiones no son suficientes, tienes que cerciorarte de quién es el mejor candidato para residir. Para ello, puedes consultar el Informe FIM Score. Este documento determinará el perfil de riesgo de los interesados con lo que podrás saber las probabilidades reales de impago. Además, también aporta datos relacionados con antecedentes de morosidad. Recuerda, antes de firmar el contrato, cerciórate de cómo es la persona que tienes enfrente.

 

2- Solicita ayuda a un profesional inmobiliario

A la hora de cerrar un acuerdo, es importante contar con la ayuda de un profesional inmobiliario. El agente no solo te guiará durante todo el proceso, también será tu persona de confianza con la que aclarar todas las posibles dudas que puedan surgir con el arrendamiento de tu vivienda. Asimismo, este te indicará cuáles son los trámites que tienes que realizar y te aportará toda la documentación necesaria que dotará de mayor seguridad a la operación inmobiliaria.

 

3- Controla el pago de tus rentas con FIM Control

El interés por tu vivienda de alquiler no termina cuando has elegido al mejor inquilino y has firmado el contrato. Una vez que el arrendatario está residiendo en tu inmueble, tienes que llevar un control sobre si este está cumpliendo en lo acordado con el pago de las rentas. Debes saber que, a través de FIM Control podrás hacer un seguimiento gratuito sobre el pago de la renta de tu inmueble.





¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas
que FIM ha diseñado para todos
los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim