Please enable JavaScript

Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Cómo conseguí alquilar después de haber sido rechazada tres veces como inquilina



En los últimos años, cada vez somos más los inquilinos que hemos decidido alquilar una vivienda. Ya sea por la dificultad para comprar una vivienda o por las ventajas que ofrece esta opción (movilidad, no tener ataduras, etc.).

Todos los que nos hemos puesto a la búsqueda de una vivienda en los últimos años, nos hemos encontrado con numerosas dificultades a la hora de encontrar un hogar. Seguro que, si tú has buscado una casa últimamente, sabes perfectamente de lo que te hablo. El precio, las numerosas personas que están interesadas en la misma vivienda que te ha gustado o el proceso para reunir la información necesaria que avale la solvencia, son alguna de las trabas que encontramos los inquilinos a la hora de alquilar una vivienda.

Tras seleccionar las viviendas que más se adaptaban a mis necesidades, comencé a ponerme en contacto con las diversas agencias inmobiliarias y propietarios particulares, y al poco tiempo me llevé mis primeras sorpresas. En la primera visita, un propietario nos había citado en su inmueble a nueve personas para que lo conociésemos. Aquello parecía más una tómbola que una visita a un inmueble. Muchos de los candidatos iban con numerosas cifras de dinero para pujar al mejor postor y el que más ofreciese se lo quedaba. Primer intento fallido.

 

 

A los dos días, concerté una cita a través de una agencia inmobiliaria. Por suerte, en esta ocasión estaba yo sola. Una de las condiciones para alquilarlo consistía en presentar un aval. Hasta ese momento, conservaba las esperanzas en que todo iba a ir bien. Cuando reuní la información requerida y me puse en contacto con el agente, su respuesta fue: “ya está alquilado”. Segundo intento fallido.

En aquel momento pensaba: “a la tercera va la vencida”. Esta vez, la vivienda la alquilaba un particular. Tras visitar el inmueble, paso algo que pensaba que solo eran habladurías: ¡iban a hacer un casting entre todos los seleccionados para ver “cuál le gustaba más” a la propietaria! Un encuentro que parecía más una entrevista de trabajo que una operación de alquiler. Tercer intento fallido, el motivo: “prefiero alguien que me demuestre una mayor solvencia”.

Tres viviendas y en las tres me habían rechazado como inquilina, mi desesperación iba en aumento. Jamás pensé que iba a tener que afrontar esas situaciones para alquilar una vivienda, necesitaba algo que me demostrase que era el mejor inquilina desde el primer momento. Todo parecía negativo hasta que un amigo me dio la clave: el Certificado de Fiabilidad FIM.

Antes de acudir a la cuarta visita, rauda y veloz accedí a la web de FIM para solicitar cuanto antes ese documento. Tras rellenar mis datos personales y la información relacionada con la vivienda, recibí inmediatamente un correo electrónico con el informe. En el certificado, venía una forma muy detallada cuál era mi historial en otros alquileres (registros judiciales en publicaciones oficiales e incumplimientos contractuales). Además, especificaba que cuantía podía destinar al alquiler, en función de mis ingresos mensuales.

Con este documento, acudí a la siguiente vivienda. El profesional me estaba esperando en el portal y en el momento de explicarme las condiciones para cerrar el acuerdo, le presenté el Certificado de Fiabilidad FIM. No hubo que hablar más, ya que a los pocos minutos estábamos en su oficina firmando el contrato de alquiler.

Unas experiencias que me podía haber ahorrado si desde el primer momento me hubiese descargado este documento. Desde entonces se lo recomiendo a todos aquellos conocidos que están en la búsqueda de un piso de alquiler.

Con este artículo os he relatado experiencias que seguro que muchos de vosotros habéis vivido. Os recomiendo que, si estáis en un proceso de alquiler, o conocéis a alguien, os descarguéis el Certificado de Fiabilidad FIM.

¿A qué estás esperando?

Acredita que eres un inquilino solvente


botón para consultar más

Una razón más para que el propietario te vea como el mejor candidato para vivir en su piso





No Comments

Add Comment

Descarga nuestro modelo de contrato de alquiler

Rellena los siguientes campos y descarga de manera gratuita un modelo de contrato que te brindará mayor seguridad al alquilar un inmueble.

¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas que FIM ha diseñado todos los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim