Please enable JavaScript

Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Cómo recuperar un piso de alquiler



Si tienes un piso alquilado y deseas recuperarlo, hay una serie de aspectos que debes conocer. La duración del contrato de alquiler es de tres años. Independientemente de cuál sea la duración acordada por propietario e inquilino, este último puede solicitar su prórroga hasta los tres años.

Aún así, puedes recuperar tu vivienda en el caso de la que necesites. A continuación, te explicamos los casos en los que puedes recuperar un piso que tienes alquilado, y cuál es el proceso que debes seguir.

 

 

¿Puedo recuperar un piso de alquiler para uso propio?

Seguro que esta es la primera pregunta que tienes en mente. Pues bien, a día de hoy sí es posible, siempre y cuando se cumplan varios requisitos. La Ley de Arrendamientos Urbanos permite que el propietario recupere su vivienda, siempre y cuando lo necesite.

La legislación determina que, una vez transcurrido el primer año de duración del contrato, el propietario puede recuperar la vivienda en caso de que la necesite él, un familiar de primer grado de consanguinidad o el cónyuje en caso de sentencia firme de divorcio. 

 

¿Cuál es el proceso que debes seguir?

El proceso para recuperar el piso viene determinado por la Ley de Arrendamientos Urbanos. Si necesitas la vivienda para ti o para un familiar de primer grado de consanguinidad debes avisar al inquilino con un plazo mínimo de dos meses de antelación. No es suficiente con comunicarle la nueva situación al inquilino. Debes aportar la documentación que demuestra la razón por la que necesitas recuperar la vivienda.

Aunque no es obligatorio, resulta aconsejable que arrendatario y arrendador firméis un documento legal. En él deben quedar especificadas una serie de cláusulas: fecha de aviso, conocimiento del inquilino de los motivos del desalojo y acuerdo de las partes.

A partir de ese momento, el inquilino tiene la obligación de abandonar la casa en dos meses, excepto si llegáis a otro acuerdo.

Cuando el inquilino haya abandonado la vivienda, tú como propietario, o tus familiares, tenéis un plazo máximo de tres meses para entrar a vivir en la casa. Si no se cumple este plazo, el inquilino tiene derecho a solicitar el restablecimiento del contrato en un mes, el cual podrá durar por un nuevo período de hasta cinco años, respetando, en lo demás, las condiciones contractuales existentes al tiempo de la extinción, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera supuesto hasta el momento de la reocupación, o ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar cinco años.

Esto es todo lo que debes saber sobre cómo recuperar un piso de alquiler para uso propio. No es un proceso excesivamente complejo, pero sí hay una serie de pasos que debes conocer de forma detallada para llevar a cabo el proceso de forma adecuada. Es muy importante cumplir con los plazos que establece la ley. De lo contrario, tal y como hemos señalado, el inquilino puede pedir una indemnización.

Por último, cabe señalar una apreciación: la ley determina la recuperación de la vivienda para uso propio o de un familiar de primer grado de consanguinidad. Por lo tanto, no es posible recuperarla por cualquier otro motivo.





No Comments

Add Comment

Descarga nuestro modelo de contrato de alquiler

Rellena los siguientes campos y descarga de manera gratuita un modelo de contrato que te brindará mayor seguridad al alquilar un inmueble.

¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas que FIM ha diseñado todos los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim