Please enable JavaScript

Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Cómo redactar un contrato de alquiler?



Si nunca has alquilado tu vivienda te estarás preguntando cómo redactar un contrato de alquiler correctamente. A la hora de realizar un contrato de alquiler es importante tener en cuenta que debe incluir un modelo de contrato de alquiler de vivienda.

Ten en cuenta que, si no eres experto en la materia, es posible que el contrato que redactes se vuelva perjudicial para ti. Es por eso por lo que vamos a ver la mejor forma de redactar un contrato de alquiler para que no falte ningún detalle. Eso sí, siempre será mejor que acudas a profesionales de la vivienda. Ellos te ayudarán en todo lo que necesites.

 

 

Qué debe incluir un contrato de alquiler de vivienda

Estos son los datos que deben aparecer siempre en un contrato de alquiler:

  • La fecha de ratificación del mismo.
  • La identidad o datos personales de ambas partes (nombre completo, estado civil, domicilio, NIF, correo electrónico y teléfono).
  • Los detalles de la vivienda (dirección completa, superficie aproximada, inscripción en el Registro de la Propiedad, número de referencia catastral, si la vivienda contiene mobiliario y, en caso afirmativo, inventario adjunto del mismo; si se alquila con trastero o garaje, etc.).
  • La duración del contrato en función del acuerdo alcanzado y la fecha a partir de la cual empieza a contabilizar.
  • Importe de la renta anual y plazos y medios de pago.

 

Además, también se pueden incluir una serie de cláusulas personales que dependerá mucho del propietario de la vivienda. Ahora bien, existen una serie de cláusulas que siempre suelen estar, o al menos recomendamos que estén, presentes en el contrato.

 

Renovación del alquiler

El propietario de la vivienda podrá renovar de forma anual el contrato de arrendamiento hasta los tres años, a no ser que el inquilino quiera marcharse. En este caso, el inquilino deberá notificar por escrito su deseo de abandonar la vivienda con 30 días de antelación.

El período mínimo de alquiler será de seis meses. Pasados los tres años, la prórroga se realizará una prórroga tácita, es decir, ambas partes tienen que estar de acuerdo con las condiciones pactadas en la renovación.

 

Recuperación de la vivienda

El propietario también tiene la posibilidad de recuperar su vivienda en caso de necesidad de él, un familiar de primer grado de consanguinidad y su cónyuge si hubiese una sentencia firme de divorcio. Para que esto suceda, tiene que haber transcurrido más de un año desde la firma del contrato y el arrendador tiene la obligación de avisar al inquilino con dos meses de antelación, según se especifica en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

 

Mascotas, desgastes o desperfectos en la vivienda

Es importante añadir al contrato de arrendamiento si están permitidos los animales en la vivienda o quién es el responsable de realizar las reparaciones en la vivienda, ya sean por desgaste habitual o por mal uso. De esta forma, si ocurriesen, ambas partes no tendrán dudas de quien tiene la obligación de hacer frente a esas tareas.

 

Los gatos ordinarios

Otra de las cuestiones que se debe incluir en el contrato de alquiler es el pago de los gastos ordinarios como son los suministros (electricidad, agua, gas). Ya corran a cargo del propietario o del inquilino, lo mejor es ponerlo en el contrato para que haya ninguna confusión y ningún malentendido.

En la mayoría de los casos es el inquilino el que asume el gasto de los suministros. Para que no haya dudas y problemas, en el momento de la firma del contrato el inquilino tiene que cambiar la titularidad de estos para que, en caso de impago, él sea el responsable.

En el documento que regula el alquiler de la vivienda, también tiene que aparecer especificado quién el responsable de pagar diferentes gastos, como la comunidad, el IBI o la tasa de basuras.

 

Mejor con la ayuda de un profesional

¿Crees que son muchos datos? Pues aún quedan más. Es por ello por lo que siempre insistimos en que escojas la opción del asesor inmobiliario. Él será el que te guíe en el contrato, además de que te ayudará a escoger al inquilino adecuado. Piensa que la morosidad ha crecido en los últimos años y un asesor homologado en el FIM podrá ayudarte en todo lo que necesites. No te arriesgues y pide ayuda.

Además, desde Fichero de Inquilinos Morosos te ofrecemos un modelo de contrato de alquiler redactado por abogados especializados en arrendamientos urbanos, bajo las directrices marcadas en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).





No Comments

Add Comment

Descarga nuestro modelo de contrato de alquiler

Rellena los siguientes campos y descarga de manera gratuita un modelo de contrato que te brindará mayor seguridad al alquilar un inmueble.

¿Quieres proteger tu alquiler?

Utiliza estas herramientas gratuitas que FIM ha diseñado todos los propietarios:


Para monitorizar el alquiler y saber cómo actuar en caso de impago

boton a fim control


Si tienes una mala experiencia con un moroso usa

boton a inscripcion fim